Reseña Histórica

  • Imprimir

En el gobierno del Dr. Tomás Frías, el año 1872, se dicta una Resolución por la cual se declara propiedad del Estado el petróleo y se crea el sistema de estacas (concesiones) para controlar el pago de patentes.

Se habían otorgado más de 1,7 millones de hectáreas al amparo de la vieja Ley de Minas y el gobierno del Dr. Ismael Montes, en diciembre de 1916, dictó una Ley de Reserva Fiscal para terminar las concesiones indiscriminadas de tierras para exploración petrolífera, las empresas chilenas acaparaban: “La Blanca” con 500.000 Has., “Santa Cruz” con 545.000 Has., la “Poderosa” con 700.000 Has., “Lagunillas” con 399.850 Has., la “Preliminar” en Calacoto con 3.473 Has., al cabo de corto tiempo estas empresas vendieron sus derechos al ingeniero norteamericano William Braden pionero en la explotación cuprífera moderna en Chile.

El 24 de febrero de 1920, el Presidente Gutiérrez Guerra dictó una nueva Ley levantando la Reserva Fiscal y adjudicó a la Richmond Levering y a Jacobo Backus (empresario cervecero del Perú) concesiones de un millón de hectáreas para cada uno, pero al poco tiempo (cinco meses), el 12 de julio, fue derrocado del gobierno, siendo su sucesor Bautista Saavedra que el 20 de junio de 1921 aprueba una nueva Ley Orgánica del Petróleo, fijando el límite de 100.000 Has., para concesiones y también una reglamentación de incremento progresivo para el pago de patentes y una regalía del 11%.

El Senador por La Paz, Abel Iturralde, denunció que las concesiones a Richmond Levering eran nulas porque el Decreto que había sido firmado por el Presidente Gutiérrez Guerra y un Ministro, y no así por todo el Gabinete. Además se violaba la Ley que establecía un máximo de concesiones de 100.000 Has., pero la Standard Oíl Company tenía diez veces concesiones mayores y esta lucha por “El Centinela del Petróleo Boliviano” (denominado así por el escritor Moisés Alcázar) fueron pisoteadas porque el gobierno de Bautista Saavedra, el 27 de julio de 1922, consolidó la transferencia a la Standard Oíl y firmó un nuevo contrato con mayores ventajas para la empresa estadounidense.

También, la Standard Oíl compró de William Braden todas las concesiones que había reunido de las comunidades petrolíferas alcanzando a más de siete millones de hectáreas, inició sus trabajos en la serranía del Candado, descubrió petróleo en Bermejo en 1924, en Sanandita (1926), Camiri (1927) y Camatindi (1931). Instaló dos refinerías en Sanandita y Camiri, perforó 30 pozos, 18 eran exploratorios , defraudaba al Estado, realizaba contrabando de petróleo a la Argentina y a partir de 1931 iniciaron el retiro de equipo  y maquinaria del país; durante la Guerra del Chaco en 1932, se negaron a suministrar petróleo para las Fuerzas Armadas del país.En 1935, el presidente José Luís Tejada Sorzano enjuició a la empresa por fraude y contrabando de petróleo.

PRIMERA NACIONALIZACIÓN.

El 13 de marzo de 1937, el gobierno del Cnl. David Toro dicta la Primera Nacionalización del petróleo y la confiscación de bienes a la Standard Oíl, por traición a la patria y luego de un largo proceso, en 1942 se firma con Estados Unidos el compromiso e pagar a la Standard Oíl 1,7 millones de dólares por sus informes exploratorios y documentos de la empresa.

CREACIÓN DEL MINISTERIO DE MINAS Y PETRÓLEO.

El gobierno de Toro, mediante Decreto de Constitución de la Junta de Gobierno de 16 de mayo de 1936, dispone la separación del portafolio de Industria y Comercio, los Servicios de Minas y Petróleo, para crearse el nuevo Ministerio de Minas y Petróleo, a través del Decreto Ley de 10 de junio de 1936 en la que se establece sus funciones, obligaciones y organización del nuevo Ministerio.

Pero, mediante Decreto Supremo de 12 de noviembre de 1940, se suprime el Ministerio de Minas y Petróleo y se lo incorpora al Ministerio de Economía Nacional.

Posteriormente, en fecha 12 de agosto de 1952, el gobierno de Víctor Paz Estensoro, mediante Decreto Supremo No. 3037, se restablece el Ministerio de Minas y Petróleo, como organismo imprescindible para realizar la Revolución Nacional en el campo de la recuperación de las riquezas naturales y con D.S. No. 3448 dispone que debe dirigir la alta política, con facultades de inspección y control en lo que a gestión y administración se refiere, de la Corporación Minera de Bolivia, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Banco Minero de Bolivia y del Instituto Metalúrgico Boliviano.

Durante el gobierno de Paz Estensoro el año 1956, se aprobó el Código de Petróleo o “Davenport” que respalda la estrategia norteamericana, líquida a YPFB y transfiere las áreas de reserva a la compañía norteamericana Gulf Oíl, que era la misma Standard, y fija utilidades del 19% para el Estado y 80% para la Gulf.

En 1967, durante el gobierno de Barrientos se inician gestiones para la venta del gas a la Argentina y en una de las cláusulas del contrato, se establece que si YPFB o la Gulf aportaba con más del 50% del volumen de gas; asumirá la provisión total (interpretaba que el Código Davenport comprendía el gas), y el 12 de septiembre, dicta el D.S. No. 8093, por el que se crea la empresa de Gas y petroquímica y le faculta para poder adquirir toda la producción nacional de gas natural de petróleo, provenga este de entidades privadas o nacionales, sin tomar en cuenta que las reservas gasíferas estaban manejadas ilegalmente en un 90% para la Gulf. También, adjudican a la empresa norteamericana Williams Brothers la construcción del gasoducto a la Argentina. En los 13 años que duró el Código ingresaron al país 14 compañías petroleras, de las cuales ocho culminaron con perforaciones, descubriendo dos de ellas, siete campos nuevos Madrejones (Bolivian Oíl Co.) y Caranda Colpa; Río Grande, La Peña, Palmar y Santa Cruz (Bolivian Gulf).

SEGUNDA NACIONALIZACIÓN.

En el gobierno del Gral. Alfredo Ovando Candia, el 17 de octubre de 1969, se derogó el Código de Petróleo “Davenport” de 1956 para incluir el gas y se decidió la Nacionalización de los bienes de la Gulf, medida adoptada como corolario de un largo proceso político de reconquista del patrimonio nacional. Marcelo Quiroga Santa Cruz, Ministro de Minas y Petróleo, y Sergio Almaraz, estratega y pensador nacional, fueron los principales ideólogos de esta medida. Esta determinación permitió la recuperación para el país el 90% de las reservas de gas que manejaba ilegalmente la Gulf Oíl, también se consolidó el mercado argentino. A pesar de los 80 millones que costó la indemnización a la Gulf, Bolivia dejó de comprar petróleo a una empresa extranjera; ganó reservas gasíferas y petroleras.

CREACIÓN DEL MINISTERIO DE ENERGÍA E HIDROCARBUROS.

Mediante Decreto Ley No. 9195, de 30 de abril de 1970, el gobierno revolucionario del Gral. Alfredo Ovando Candia aprueba un Plan de Reforma Administrativa del gobierno mediante la cual se dispone la creación de varios ministerios, separando el Ministerio de Minas y Petróleo en Ministerio de Energía e Hidrocarburos a la cabeza del líder Marcelo Quiroga Santa Cruz y el Ministerio de Minería y Metalurgia al frente de Óscar Bonifaz Gutiérrez.

TERCERA NACIONALIZACIÓN.

El 1 de mayo del 2006, el Presidente Evo Morales aprueba el D.S. No. 28701 “Héroes del Chaco” mediante el cual el Estado recupera la propiedad, posesión y el control total de los hidrocarburos como una medida de Nacionalización de YPFB modificando los contratos firmados con las empresas petroleras reajustando a favor del Estado los porcentajes de pago de regalías. También, dispone realizar las auditorias petroleras de los contratos de producción compartida firmados con las compañías en Octubre de 2006, contratos que permitieron a las empresas ser dueñas de un porcentaje de la producción, razón por la que se consideraban propietarias de partes sustanciales de las reservas del país.

Dando cumplimiento al D.S. No. 28701 el Ministerio de Hidrocarburos conformó la Unidad de Fiscalización como contraparte del Estado para fiscalizar el proceso de auditorías mediante consultoras especializadas, habiendo sido nombrado como responsable el Ing. Enrique Mariaca Bilbao, ex Ministro de Hidrocarburos.